INTENCIONES

“El mundo siempre estuvo lleno de buenos propósitos”

Escribir en las redes sociales, además de abrirte, de exponerte al público en general; de dar culto a la inmediatez de lo cotidiano; condiciona lo escrito al estar limitado este a un número de caracteres predeterminado. Hace
bueno eso de “si lo breve si bueno…”, pero muchas veces no suele ser así.
También es necesario reflexionar acerca del escribir, para un amo o para la aceptación de la mayoría opinante en este tipo de medios. Si así lo hacemos acabaríamos todos hermanados y eso, multiplica las taras.

Además de la brevedad también tiene la ventaja de que pocos te van a leer y de esos pocos a ninguno le va a interesar lo más mínimo lo que escribes.
La posibilidad que te ofrece eso que ahora se denomina “blog”, tiene como atractivo el poder explayarte más en cuanto al número de caracteres y palabras que puedes usar y mantienes la esperanza, además de la certeza, de que nadie te va a leer y, si algún incauto lo hiciera, por casualidad o, tal vez, atrapado por el título sugerente que le has puesto a tu “entrada”, seguro que no causarás en el ningún tipo de estímulo. Vamos, que ni frió ni calor.
A pesar de que esta reflexión genere la impresión al lector imaginario, sobre el que esto escribe, de ser un descreído, el riesgo de no ser leído genera el estímulo suficiente para tomar, no la pluma, el teclado y volcar en él las pocas o muchas reflexiones que surjan a lo largo de los días. Y a ello vamos.

Así como la ausencia de enfermedad no implica necesariamente un estado óptimo de salud. Él no estar triste o él no ser un ceñido ni un infeliz, no significa necesariamente ser feliz.
Alguien escribió, con mucho acierto, que la melancolía era cosa de ricos mientras que la depresión, en todas sus facetas, era patrimonio de los pobres. Eso que denominamos felicidad, creo que sigue los mismos derroteros.

Pero siempre es necesario definir, poner límites, a lo que entendemos por felicidad. Podríamos decir que es una emoción, un estado de ánimo subjetivo, de plenitud, que se produce en una persona satisfecha por haber alcanzado lo que desea. Tal vez eso ?
Por estar disfrutando de una situación añorada como buena ?
Algunos lo vinculan a elementos materiales; otros, por el contrario, solo encuentran esa “fertilidad” asociada a fenómenos anímicos o espirituales.
Lo cierto es que ese concepto relativo o no y siempre subjetivo ha estado en el eje de la filosofía.
Donde se encuentra ?
Quien la genera ?

Desde mi Rincon de Twitter

Desde mi rincon veo el Gran Salon de Twitter. Salon grande, globalizado, como se dice ahora. Lleno de mesas y gentes de todo tipo y condicion. Personas y personajes con atuendos convencionales. Otros, estrafalarios. Los mas han, hemos buscado o elegido lo que nos queda mejor. Unos hablando muy alto, otros gritando. Los mas, a su “bola”. Bolas economicas. Muchas politicas.  Las mas,  pensativas y amorosas, esa es mi impresion. Algunos, se relacionan con las mesas vecinas, mientras otros no. Algunos pontifican, manteniendo conversaciones aparentemente sesudas, otros no. Los hay maleducados y muy groseros. Los mas, reflexivos y, tal vez, demasiados conscientes con su situacion inmediata. La real, la del dia a dia. Otros prefieren la evasion. La feliz huida hacia lo menos apremiante. Pero todos, gracias al Salon, tienen la palabra que, despues de la Vida es lo mas grandioso que el ser humano puede disfrutar. Palabras de simple comunicacion de datos, en los mas. De acercamiento y afecto, en los menos. De intercambio de conocimiento, en otros. Palabra, palabra, palabra, bendito don. Bendito Salon.

Video Selection




http://m.youtube.com/watch?v=foYBsV4BesQ

Sindrome

Alseleveque. Voz compleja, de origen murciano, indicadora de prejuicios por parte del dicente. Surge de la abreviación “A el se le ve que…”

A pesar de manifestar, aparentemente, un presente, indica casi siempre un pasado. Como si el usante del termino fuera poseedor de una bola de cristal que le permite ejercer la ciencia de la adivinacion.

-A el se le ve que comia mucho.

-A el se le ve que le gustaban mucho…

Del Tornillo. Fabula menor y breve (otra vez)

Una maquina muy sofisticada se estropeo y dejo sin faena a miles de trabajadores. Ni  el personal de mantenimiento, ni los fabricantes de la maquina sabían como ponerle remedio a la avería y…el tiempo pasaba y pasaba.

A alguien, después de varias semanas con el problema sin solucionar, se le ocurrió llamar a una persona, muy capaz, que vivía cerca de la cuidad.

Llego, vio la maquina y saco un tornillo muy chiquito de su chaqueta. Saco uno de la maquina, lo puso en un lugar  y esta comenzó a funcionar.

Todos alegres por la solución del problema y los dueños de la empresa pidieron la factura al buen hombre que había solucionado el asunto.

Al cabo de unos días llego la factura.

-Un millon con cinco euros.

-Oiga Vd. Se ha vuelto loco. Si solo coloco un tornillo…

El solucionador les dio una explicación.

– Por el tornillo les cobro cinco euros. Por saber que tornillo había que cambiar, un millón.

Nota.

No soy Esopo, creo que eso esta claro,  pero caigo en la tentacion de decirte que…se paga con agrado el bien tangible. El conocimiento se desprecia, no todo el mundo, pero si casi todo el mundo.

Oye pueblo mi aflicción. (Actualizada y Breve)

Llueve indignación en toda España por la excarcelación de un “criminal” convicto y confeso. El repudio, entiendo, no viene del propio acto en si. La excarcelación de un preso por motivos de salud. No. Viene dado por la ignominia que el acto representa.

Y representa la suelta de un asesino que mato a personas y que secuestro voluntades. El asesino que representa al propio MAL, en si mismo. Después de estar confinado, ahora, viejo, canceroso y moribundo vuelve a secuestrar sentimientos y a asesinar esperanzas de progreso, de justicia y libertad. Nunca, ni el ni los de su coro pararan de hacer lo que saben hacer tan bien, el MAL.

Vuelve a llover indignacion, en este tibio otoño, con otra decision. La del juez que deja libres a quien, presuntamente, montaron un sindios, Con razon, en la base de sus protestas, o sin ella. Pero no se puede cercar un Parlamento en un pais democratico. Te llames como te llames o lleves la bandera que lleves.

La indignación viene aderezada por la incompetencia de los que tienen capacidad de decisión que, han preferido lo acomodaticio a lo incomodo.

Maldad. Incompetencia. Miedo. Ahí esta la causa de la indignación.

Que Ricos somos. y III

Clásicamente el concepto de lujo viene determinado por las posesiones exclusivas, los edificios nobles y suntuosos. El sobrar de todo y la falta de nada. Fundamentalmente del nada material… Alguien normal tendría que asociar todo lo mencionado a la opulencia, al despilfarro, pero nunca a lo que verdaderamente es el lujo. Este concepto se encuentra determinado por otras cosas más importantes, sostenibles y verdaderas. Pongamos un ejemplo. Cuando viajamos por el mundo y si tenemos la fortuna de permitirnos un determinado tipo de estancias u hoteles, a los de gran nivel me refiero, cinco estrellas o más, encontraremos dos grandes grupos de establecimientos. El primero, lleno de luces y de colores, preferentemente casinos en sus bajos. En la habitación, flores, frutas, champán o cava. Cinco o seis bañeras inservibles todas ellas con hidromasajes y camas enormes. Armarios y cuadros, copias e incluso originales, mas o menos afortunados. En la recepción un empleado, dos o mas que tocan palmas para que un muchacho, dos o mas, lleve maletas o recados por doquier. Limpiabotas y muchachas con minifalda ofreciendo cosas, tabaco y periódicos. Doce limousinas, de color blanco preferentemente, en la puerta, y un coro de chóferes esperando a los nuevos ricos para trasportarlos a ningún lugar.

El segundo de los escenarios posibles no tiene que ser incompatible ni menos caro que el primero, pero la gran diferencia esta en el lujo, no en las estrellas. El servicio esmerado, la corrección en el trato, la personalización de tu viaje que lleva a pensar que tú eres el único viajero en este mundo, en ese lugar. Eso en si mismo constituye el lujo… Después vienen los adornos materiales, la sofisticación sin estridencias, lo material imprescindible para satisfacción de lo primario. Pero ahí no esta la clave de la “factura”. Es en la educación donde hay que poner el énfasis y esa además no paga IVA. Si se sale de casa con cualquier tipo de presupuesto es para empatar o ganar, nunca para perder, ya que estamos mal acostumbrados y pagamos con gusto, algunos, los bienes y peor, mucho peor, los servicios.

Se podría entender el lujo, en mayúsculas, como una emoción, un viaje, una imagen, un espacio, en fin, un amor, a medida. A medida de uno mismo, en exclusividad.

Que Ricos somos. II

Como indica el Evangelio, si has sido bueno y fiel en lo primero, en lo grande, en lo mucho, inténtalo serlo también en lo segundo, en lo poco. En lo pequeño.

En otra “entrada” Numeros y mas Numeros,  hacíamos unas pequeñas reflexiones acerca del sector turístico y del interés por hacer primar los números estadisticos sobre cualquier otro parámetro. Eso también constituye un signo de riqueza que pienso no nos lo podemos permitir por ser falsa nuestra pretendida buena economía. Creo que esta claro, o por lo menos yo lo veo así que, no tenemos sillas para todos y si queremos que alguien nos visite tenemos que saber atenderlo con la amabilidad que nos caracteriza y el respeto y cortesía que cualquier invitado merece.

¿Se acuerdan del gran espectáculo esperpéntico que supuso para España la Expo 92? En la historia de nuestro querido País se han visto despilfarros, como los ya señalados, y despropósitos económicos, pero lo de la Expo supuso la culminación del Gran Manual, donde todos los gobernantes corruptos de países subdesarrollados toman ideas para repetir  y llevar a cabo en sus respectivas latitudes, aunque no se ha descrito que pudieran superar lo de Sevilla. Para aquellos que desconozcan lo que allí pasó o simplemente para hacer un poco de memoria, el cuento sevillano se podría comparar con lo siguiente.

Por las circunstancias que sean, todas y cualquiera de ellas muy honorables, queremos hacer una fiesta para invitar a nuestros amigos y que vengan también algunos vecinos. Al reflexionar sobre lo que pretendemos, nos encontramos que Celia Cruz tenia razón y “no hay casa pa tanta gente”.

Sin problemas, construiremos una.

En mayor o menor medida todos tenemos experiencia en organizar alguna fiesta y sabemos que hacen falta platos, vasos, cubiertos y un sin fin de cosas mas. Pues bien, para esa fiesta no había nada y, por tanto, hubo que comprar de todo. Para no hacer esta historia triste mas larga, se pueden imaginar lo que costo el plato de cada comensal. Para colmo de despilfarro, la casa para la fiesta nos la hicimos en la sierra y como a nosotros ni a nadie de los nuestros nos gusta la sierra, ahí quedo la casa después de la fiesta. Sola y abandonada, deteriorándose sin que nadie pueda disfrutar de ella.

Si todo esto es triste, dos razones más nos pueden acabar de hundir en la miseria más espantosa. La primera es que la fiesta que se organizo a nadie gusto. La segunda, y no menos deprimente, es que como no teníamos dinero para organizar nada, lo pedimos prestado ya que el crédito internacional aun no nos lo habíamos fundido. Nos prestaron el dinero a un alto interés y aun ahora lo seguimos devolviendo. No me atrevo a preguntar por cuanto tiempo tenemos que seguir pagando.

Ya nos recuerda, el gran Quevedo, que poderoso caballero es don dinero y que…

Nace en las Indias honrado, donde el mundo le acompaña 

        viene a morir en España, y es en Génova enterrado. 

  En nuestro caso fue Sevilla quien, con merecimiento en belleza, sustituyo a la Génova del despilfarro.

Como se puede comprobar por la historia, la alegría económica no es cosa de ahora, ya a inicios del siglo XVII González de Cellorigo hacia el diagnostico de la influencia en la economía de tanta abundancia de metales preciosos que había conducido a una situación irreal y ficticia.

-“Y el no aver tomado suelo procede de que la riqueza ha andado y anda en el ayre, en papeles y contractos, censos y letras de cambio, en la moneda, en la plata y en el oro; y no en bienes que fructifican y atraen a si como mas dignos las riquezas de afuera, sustentando las de dentro…”

El mismo resume su diagnostico en el siguiente retruécano contradictorio…

-“…el no haber dinero, ni oro, ni plata en España, es por averlo, y el no ser rica es por serlo.”

Tal vez…por aparentarlo.

Si cave, lo anteriormente expuesto llevaria a pensar erróneamente en la relación existente entre el lujo y la riqueza. Nada tiene que ver uno con lo otro.

Que Ricos Somos. I

De lo irrelevantemente ricos que somos y podemos llegar a ser.

Hace ya muchos años en una tertulia del Colegio Mayor donde estudiaba, fui testigo de la actuación de un personaje singular, Laureano López Rodó. En ese momento era catedrático de la Facultadde Derecho. Hombre publico, capitán del equipo de ministros tecnócratas del régimen de Franco, es decir, todo un personaje para un estudiante universitario de provincias. Pues en esa tertulia relataba, don Laureano, de como siendo el anfitrión de un ministro extranjero que visitaba Madrid reconocía la mala imagen que España daba en el exterior y la realidad bien distinta que estaba contemplando. La realidad de un país en el que no todo el mundo vestía de torero los hombres, ni de “manolas” las mujeres. Insistía en su discurso alabando la política llevada a cabo con el Plan de Desarrollo, por parte de los tecnócratas del gobierno. De la creación de infraestructuras, y en general, del carácter desprendido y rumboso, en lo económico, de los españoles. Según su relato, no daba crédito a lo que su colega le decía y así le hizo las observaciones pertinentes y cuestiono en que basaba tales aseveraciones. El extranjero hizo notar a nuestro ministro, entre otras muchas cosas, como un individuo en plena Plaza de Cibeles tiraba un papel al suelo y había un señor, con uniforme escoba y carrito, que se acercaba y recogía el papel. Tener a tu disposición a alguien que recoja lo que tú tiras al suelo o arregle lo que tú estropeas. Mayor signo de riqueza… parece imposible. Esto es un signo de que tenemos excedentes económicos y que nos podemos permitir este tipo de lujos.

En numerosas ocasiones podemos encontrarnos con aspectos de la vida pública donde se ven claramente las manifestaciones externas de riqueza que podemos mostrar. Sirvan dos ejemplos.

En demasiadas ocasiones cuando en la Universidad o en el hospital pedimos un equipo concreto para cubrir un déficit, agilizar un trabajo determinado o resolver un problema crónico, pongamos a modo de ejemplo un equipo informático. Desde la administración o desde la gerencia nos envían el equipo. La mesa, la silla, el teclado y el monitor. Por desgracia, el presupuesto existente no permite la compra o adquisición de la CPU, del ratón, ni la impresora ni nada mas hasta la ejecución del presupuesto del próximo ejercicio, es decir hasta el año que viene. El equipo no funciona, pero no importa. Ya funcionara.

En otras ocasiones el signo externo va a acontecer en algo que esta más en el terreno personal. Profesores, jefes de sección o jefes clínicos en el hospital, no es infrecuente verlos escribiendo durante horas informes y más informes. Informes clínicos, informes de altas medicas y de cualquier otro tipo o condición. Signo evidente de que a la administración no le importa pagar la función-hora- de secretariado, a precio de catedrático. Realmente somos ricos.

Más ejemplos académicos de la ricura.

Que pensaría usted de alguien que recoge en su casa a un trabajador o trabajadora del hogar sin formación. Le enseña las tareas propias de la administración de la casa. A servir una mesa en comidas de protocolo o compromiso social. A entender de la logística y aprovisionamiento de todos los enseres necesarios. De cómo y cuando hay que avisar al personal de mantenimiento de la calefacción, los electrodomésticos o el jardín. En fin a llevar una casa compleja como Dios manda. Cuando esta tarea de formación se ha conseguido, ese alguien, en vez de disfrutar de los frutos largamente trabajados, no. Permite, no solo permite sino que regala al personal así formado a un vecino que, por supuesto, se queda encantado del regalo recibido. No solo eso, el primero, el formador es tan tonto que le da incluso las gracias al segundo, al disfrutador, por haber acogido al formado. O sobra tiempo o dinero, de otra forma no se entiende este tipo de conductas.

No puede existir un retruécano más irrelevantemente de nuevo rico. Pues esta historia es la que ocurre con el personal que la Universidad se dedica a formar. Concretamente las Facultades de Medicina, las Escuelas de Informatica o cualquiera de las Ingenierias. Forma a alumnos que cuando están “maduros”, la Universidad no solo los entrega sino que los regala a un sistema publico de salud o a un tercer pais para que ejerzan su profesion alli. Todo esto, a mi entender, no indica mas que una gran despreocupacion por la enseñanza. Por la cultura academica. Por la metodologia. Desinteres por el sistema universitario y de formacion superior.

Manipulacion de los numeros o “Fact-Check” ? y Final

 

¿Pero que es el “Fact-Check” ?  Basicamente, no es mas que la comprobacion de que, lo que nos dicen, politicos, manipuladores de numeros, y otros agentes externos, es real. No es mas que la constatacion de los datos que nos aporta el Instituto Nacional de Estadistica, o el gerente responsable de algo concuerda con la realidad, ya que si esto no es asi, y “tragamos” con todo lo que nos cuentan numericamente, esa ausencia de interés por la verdad -esa indifirencia ante el modo de ser de las cosas- sera el germen y la esencia de la charlatanería’. Del hablar vacio y como resultado irremediable e inmediato, el atontamiento colectivo

¿Quien es el responsable de este control, de este “checking”? Ni el Defensor del pueblo que, como figura institucional, gracias a Dios esta para no hacer nada. Ni los periodistas, que estan para lo que estan y bastante tiene con sobrevivir a las presiones de los manipuladores. Ni la Policia Municipal. No, estos tampoco. Es la propia sociedad civil la que tiene que espabilar. Son las redes sociales las que tienen que tamizar esa verdad a medias y difundir la verdad numerica entera. De la otra verdad, la de verdad,  hablaremmos en otra ocasion mas propicia. Ahora estoy agotado.